Causas y factores de riesgo en el dolor de espalda

El dolor en la espalda es una disfunción que representa una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo, siendo un importante problema económico y de bienestar. La prevalencia del dolor de espalda en adultos ha aumentado considerablemente durante los últimos años y sigue incrementando drásticamente especialmente en la población que envejece, afectando tanto a hombres como a mujeres en todos los grupos étnicos, con un impacto significativo en la capacidad funcional y las actividades ocupacionales.

El dolor de espalda también puede estar influenciado por factores psicológicos, como el estrés, la depresión y /o la ansiedad. Dada esta complejidad, la evaluación diagnóstica de pacientes con dolor de espalda puede ser muy difícil y requiere una toma de decisiones clínicas complejas.

Entre las diversas estructuras potencialmente involucradas en el dolor de espalda es un factor clave en el tratamiento de estos pacientes determinar cuál es el generador de dolor, ya que un diagnóstico erróneo puede generar errores terapéuticos. En la mayoría de los casos, el dolor de espalda  puede atribuirse a un generador de dolor específico, con sus propias características y con diferentes oportunidades terapéuticas.

La evaluación diagnóstica como pieza clave en el dolor de espalda

Los síntomas del dolor de espalda pueden derivarse de muchas fuentes anatómicas potenciales, como las raíces nerviosas, los músculos, las estructuras fasciales, los huesos, las articulaciones, los discos intervertebrales y los órganos dentro de la cavidad abdominal.

Además, durante la evaluación clínica, un clínico debe considerar que el dolor de espalda también puede verse influenciado por factores psicológicos, como el estrés, la depresión y / o la ansiedad. De esta manera, se evita caer en el error de hacer un diagnóstico de simplemente dolor de espalda, lo que puede resultar en un tratamiento inadecuado si no se han identificado correctamente los factores y elementos que están produciendo el dolor.

Como el dolor de espalda puede tener múltiples generadores de dolor simultáneos, es necesario un diagnóstico multidisciplinario y un tratamiento multimodal.

Fisiopatología

El dolor está mediado por nociceptores, neuronas sensoriales especializadas que nos alertan sobre estímulos potencialmente dañinos en la piel al transducir estos estímulos en señales eléctricas que se transmiten a los centros cerebrales superiores.

Si el estímulo nocivo persiste, pueden ocurrir procesos de sensibilización periférica central, que convierten el dolor agudo en dolor crónico. La sensibilización central se caracteriza por el aumento de la excitabilidad de las neuronas dentro del sistema nervioso central, de modo que las entradas normales comienzan a producir respuestas anormales. Por tanto la sensibilización central como la periférica tienen un papel clave en la cronificación del dolor de espalda.

De hecho, los cambios mínimos en la postura podrían conducir fácilmente a una inflamación duradera en las articulaciones, ligamentos y músculos involucrados en la estabilidad de la columna, contribuyendo a la sensibilización periférica y central. Además, las articulaciones y los discos intervertebrales están altamente inervados por las fibras delta A, cuya estimulación continua podría contribuir fácilmente a la sensibilización central.

Tipo de dolor

La tensión muscular y el espasmo se encuentran entre las razones más comunes para los dolores de espalda. En otros casos, esta condición se puede atribuir a diferentes generadores de dolor, con características específicas, como dolor radicular, dolor articular facetario, dolor sacroilíaco, dolor discogénico, entre otros.

  • Dolor radicular: El dolor radicular es un dolor irradiado a lo largo de la raíz nerviosa hacia otras zonas del cuerpo sin deterioro neurológico.
  • Dolor en la articulación facetaria: Estas articulaciones tienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas libres y encapsuladas que activan aferentes nociceptivos. La nocicepción se origina en la membrana sinovial, el hueso o la cápsula fibrosa de la articulación facetaría. Es un dolor que aumenta con la hiperextensión, la rotación y la flexión lateral.
  • Dolor articular sacroilíaco: Las articulaciones sacroilíacas están dedicadas a proporcionar un soporte estable pero flexible a la parte superior del cuerpo. Estas articulaciones están involucradas en el movimiento sacro, que además influye directamente en los discos y en las articulaciones lumbares superiores. Este dolor puede generarse por tensión ligamentosa o capsular, compresión o fuerzas de cizallamiento, hipermovilidad o hipomovilidad, alteración de la mecánica articular, entre otros.

Factores de Riesgo no modificables

  1. Alteración del procesamiento del dolor supraespinal: La evidencia reciente sugiere que el envejecimiento normal puede estar asociado con alteraciones en la percepción del procesamiento central del dolor y/o cambios neuroplásticos en las respuestas al dolor.
  1. Influencias genéticas: Los factores genéticos juegan un papel importante en la modulación de la sensibilidad al dolor, las respuestas a los analgésicos y la vulnerabilidad al desarrollo del dolor crónico. Algunos factores genéticos no solo predisponen a las personas a trastornos de la columna sino que también alteran las estructuras cerebrales que pueden modificar el procesamiento y la percepción del dolor central.

Factores de riesgo modificables

Se resaltan los siguientes 3 aspectos: 

Individuales

A) Ocurrencia: aptitud física, debilidad de los músculos de la espalda y abdominales.

B) Cronicidad: obesidad, altos niveles de dolor y discapacidad.

Psicosocial

A) Ocurrencia: estrés, ansiedad, estado de ánimo o emociones negativas, mal funcionamiento cognitivo.

B) Cronicidad: angustia, humor depresivo, somatización.

Ocupacional

A) Ocurrencia: manejo manual de materiales, doblarse y torcerse, insatisfacción en el trabajo, malas relaciones laborales.

B) Cronicidad: insatisfacción, levantar cargas pesadas durante la mayor parte del día.

Causas generales

Las causas generales que pueden influir o desencadenar este tipo de dolor incluyen:

  • Falta de movimiento y músculos centrales débiles.
  • Músculos tensos.
  • Esfuerzos debido a estar sentados en una posición durante mucho tiempo, o debido a actividades físicas repetitivas o extenuantes.
  • Estrés psicológico en lugares de trabajo, preocupaciones financieras o familiares, ansiedad, depresión.
  • Cambios en el sistema nervioso central que afectan la forma en que percibe el dolor.
  • Predisposición genética.

Causas potenciales del dolor de espalda

  1. Dolor lumbar no específico o mecánico: En los adultos jóvenes y mayores la mayoría de las lumbalgias no tiene una patología definida y se diagnostica como lumbalgia no específica. Estos pacientes experimentan dolor lumbar alterado por la postura, la hora del día o la actividad. El dolor lumbar inespecífico puede originarse a partir de diferentes fuentes de dolor.
  1. Fracturas vertebrales osteoporótica:. Dados los cambios hormonales después de la menopausia, las mujeres son más susceptibles a fracturas osteoporóticas. Estas fracturas se dan por compresión vertebral y la prevalencia aumenta con la edad. El sitio más común de fracturas por compresión se produce en la región toracolumbar.
  1. Escoliosis lumbar degenerativa de novo: Es una deformidad de la columna vertebral en adultos mayores que resulta en la discapacidad del dolor lumbar y afecta la calidad de vida.
  1. Osteomielitis Vertebral: Enfermedad musculoesquelética infecciosa potencialmente mortal en las personas mayores causada por una infección de los huesos vertebrales.
  1. Estenosis espinal: La mayoría de los casos de estenosis espinal son degenerativos, relacionados con cambios en la columna por el envejecimiento. Se produce por un estrechamiento progresivo del canal espinal central y la consiguiente compresión de las estructuras neurovasculares.
  1. Enfermedades Viscerales: Siempre es importante considerar otras patologías no espinales que generalmente ocasionan dolor en la espalda. Varias enfermedades viscerales como: la nefrolitiasis, prostatitis, infecciones del tracto urinario, enfermedad inflamatoria pélvica, entre otras, generan síntomas que afectan la zona de la espalda.

Por último, te invitamos a observar el siguiente vídeo. Es una serie de ejercicios recomendada para aliviar el dolor de espalda que puedes realizar desde la comodidad de tu hogar.

Ejercicios para el dolor de espalda 

En este vìdeo te compartimos una serie de consejos para que alivies tu dolor de espalda 

Bibliografía

Dagenais S, Tricco AC, Haldeman S: Synthesis of recommendations for the assessment and management of low back pain from recent clinical practice guidelines. Spine J. 2010; 10:514-29.

Edmon SL, Felson DT. Prevalence of back symptoms in elders. J Rheumatol. 2000; 27:220-5.

Garland EL: Pain processing in the human nervous system: a selective review of nociceptive and biobehavioral pathways. Prim Care. 2012; 39:561-71.

Katz JN: Lumbar disc disorders and low-back pain: socioeconomic factors and consequences. J Bone Joint Surg Am. 2006; 88:21-4.

Formulario de contacto

Rellena este formulario para pedir cita o consultar cualquier duda

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Más especialidades de FisioClinics