Dolor de cuello. Causas comunes y cómo prevenirlo

El dolor de cuello es uno de los principales trastornos musculoesqueléticos en la población adulta. Esta condición tiene una etiología compleja, que incluye una serie de factores:

  • Ergonómico (actividad física extenuante, uso de fuerza y ​​vibración, postura inadecuada, movimiento repetitivo).
  • Individual (edad, índice de masa corporal, genoma, historial de dolor musculoesquelético).
  • Conductual (tabaquismo y nivel de actividad física).
  • Psicosocial (satisfacción laboral, nivel de estrés, ansiedad y depresión). 

El dolor de cuello agudo generalmente desaparece en aproximadamente una o dos semanas. En algunas personas, vuelve a aparecer en ciertas situaciones, como después del trabajo o deportes intensivos. Si los síntomas duran más de tres meses, se considera dolor de cuello crónico. El estrés psicológico es con frecuencia un factor si el dolor se vuelve crónico.

El dolor de cuello es una causa importante de morbilidad y discapacidad en la vida cotidiana y en el trabajo en la mayoría de los países. Puede tener un impacto en el bienestar físico, social y psicológico del individuo, contribuyendo a aumentar los costos para la sociedad y las empresas. Además, con el envejecimiento de la población, la prevalencia del dolor de cuello tiene un aumento significativo.

Tipos de dolor de cuello

Hay dos tipos básicos de dolor de cuello:

  1. El dolor axial: se siente principalmente en la parte de la columna que pertenece al cuello (columna cervical) y, a veces, se extiende a los hombros.
  1. Dolor irradiado: sensación que se irradia a lo largo de los nervios hacia otras zonas, por ejemplo, hacia arriba (en la parte posterior de la cabeza) ó hacia abajo (en uno de los brazos). Este tipo de dolor generalmente es causado por nervios irritados, por ejemplo, porque uno de los agujeros de conjunción de la columna cervical ha disminuido su espacio y se genera una presión contra un nervio. Eso también puede afectar los reflejos de los brazos y la fuerza muscular o provocar una sensación de hormigueo.

Mecanismo Fisiopatológico

Varios posibles mecanismos fisiopatológicos de los trastornos del dolor de cuello se han propuesto en la literatura. Se ha determinado que es poco probable que exista un solo mecanismo fisiopatológico integral que sea responsable del daño tisular. La activación selectiva y sostenida de las unidades motoras tipo I es una de las más influyentes para el desarrollo del daño muscular debido a tareas sostenidas de baja intensidad. 

Esto puede conducir a alteraciones homeostáticas debido a limitaciones en el suministro de sangre local y la eliminación de metabolitos en el compartimento muscular con un mayor número de unidades motoras activas. También se supone que los mecanismos adicionales, como la sensibilización de los nociceptores debido a las fuerzas de cizallamiento intramusculares desempeñan un papel importante.

Causas del dolor de cuello

La etiología del dolor de cuello no está clara. La mayoría del dolor de cuello sin complicaciones se asocia a malas posturas, ansiedad y depresión, tensiones, lesiones ocupacionales o lesiones deportivas. Con el dolor crónico, los factores mecánicos y degenerativos son más probables. Algunos dolores en el cuello son el resultado de un traumatismo en los tejidos blandos, que generalmente se observa en lesiones por latigazo cervical. En raras ocasiones, el prolapso de disco y las afecciones inflamatorias, infecciosas o malignas afectan la columna cervical y se presentan con dolor de cuello con o sin características neurológicas.

A menudo no es posible encontrar una causa clara del dolor de cuello: los huesos, los tendones y los nervios en la columna cervical generalmente están demasiado juntos para poder determinar exactamente qué causó los síntomas en primer lugar.

La tendencia mundial es que las personas usen computadoras por períodos más largos diariamente, debido al aumento de las tareas informáticas en el trabajo, así como durante las actividades de ocio. 

En general, se acepta que la etiología de los trastornos del cuello relacionados con el trabajo es multidimensional, lo que está asociado e influenciado por una serie compleja de factores individuales, físicos y psicosociales. Entre estos diversos factores de riesgo, los factores psicosociales relacionados con el trabajo parecen jugar un papel importante. 

El cuello es flexible y soporta el peso de la cabeza, por lo que puede ser vulnerable a lesiones y afecciones que causan dolor y restringen el movimiento. Ahora veamos algunas de las causas por la cuáles se puede presentar el dolor de cuello:

  • Músculos del cuello débiles y sobreutilizados: por ejemplo, sentarse en un escritorio durante mucho tiempo, particularmente en posiciones incómodas con músculos ligeramente tensos, puede causar dolor y rigidez en las áreas del cuello o los hombros, y a veces también dolores de cabeza. Las actividades que implican inclinar la cabeza hacia atrás contra el cuello también pueden causar problemas musculares en el área del cuello. 

Además, permanecer sentado durante largos períodos, generalmente acompañado de una curvatura de la columna vertebral, aumenta la presión sobre los discos vertebrales, ligamentos y músculos.

  • Desgaste en la columna cervical: en el transcurso de la vida, surgen varios signos normales de desgaste en la columna. Los discos intervertebrales se vuelven más planos y se pueden formar pequeños crecimientos óseos (espolones) a lo largo de los bordes de los cuerpos vertebrales. Estos cambios pueden dificultar el movimiento del cuello.
  • Latigazo cervical: esta es una lesión que generalmente ocurre en accidente automovilístico. El impacto de la colisión hace que la cabeza se mueva rápidamente hacia adelante y luego hacia atrás. Esto generalmente causa pequeñas lesiones en el músculo y el tejido conectivo, presentando músculos tensos y dificultad para mover la cabeza durante varios días. 
  • Estrechamiento del canal vertebral: si el canal vertebral es demasiado estrecho, o si el tejido del disco vertebral se abulta o se escapa y ejerce presión sobre una raíz nerviosa, puede causar dolor de cuello que se irradia en el hombro o brazo.
  • Enfermedades: La artritis reumatoide, meningitis o cáncer, pueden desencadenar dolor en el cuello.

El dolor de cuello a veces también proviene de afecciones inflamatorias de la columna, problemas en las articulaciones de la mandíbula o dolores de cabeza severos.

¿Qué es la cervicalgia o dolor cervical y cuáles son sus causas y síntomas?

En el vídeo que te presentamos a continuación verás otras causas comunes que también pueden estar ocasionando dolor en tu cuello:

Prevención

Estar físicamente activo disminuye la probabilidad de tener dolor de cuello. Las personas que hacen ejercicio con menos frecuencia presentan mayor tendencia a riesgo de dolor de cuello. Por lo tanto, la estimulación de la actividad física en el tiempo libre puede constituir uno de los medios para reducir la morbilidad musculoesquelética en la población activa, en particular en los trabajadores sedentarios.

Otros aspectos a considerar para evitar dolores de cuello son:

  • Una buena postura. Al estar de pie y sentado, asegúrese de que sus hombros estén en línea recta sobre sus caderas y sus orejas estén directamente sobre sus hombros.
  • Tomar descansos frecuentes. Si viaja largas distancias o trabaja largas horas en su computadora, levántese, muévase y estire el cuello y los hombros.
  • Evite usar el teléfono entre la oreja y el hombro cuando hable.
  • Evite llevar bolsas pesadas o morrales de un solo lado. El peso puede tensar tu cuello, por lo tanto úselo en ambos lados para disminuir la carga.

Como parte de la rehabilitación podemos decir que la fisioterapia integrativa es beneficiosa en este tipo de casos ya que trata los síntomas y la causa directamente y el paciente forma parte activa en su tratamiento

Bibliografía

  1. Binder AI. Cervical spondylosis and neck pain. BMJ 2007; 334(7592): 527-531.
  1. Eubanks JD. Cervical radiculopathy: nonoperative management of neck pain and radicular symptoms. Am Fam Physician 2010; 81(1): 33-40. 
  1. Fejer R, Kyvik KO, Hartvigsen J. The prevalence of neck pain in the world population: a systematic critical review of the literature. Eur Spine J 2006;15:834–848.
  1. Vingard E. Chapter 5.6: major public health problems – musculoskeletal disorders. Scand J Public Health Suppl. 2006;67:104–112. 
  1. Walton DM, Carroll LJ, Kasch H, Sterling M, Verhagen AP, Macdermid JC et al. An Overview of Systematic Reviews on Prognostic Factors in Neck Pain: Results from the International Collaboration on Neck Pain (ICON) Project. Open Orthop J 2013; 7: 494-505. 
Este artículo pertenece a fisioterapia y a Cervicalgia

Formulario de contacto

Rellena este formulario para pedir cita o consultar cualquier duda

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Más especialidades de FisioClinics