tendinitis rotuliana

Que es la tendinitis rotuliana o rodilla del saltador y cual es su tratamiento en FisioClinics

El cuádriceps es un músculo situado en la cara anterior del muslo, que termina en la rótula donde encontraremos el tendón rotuliano. El tendón rotuliano hace referencia a la continuación del cuádriceps desde la rótula hasta la tibia (tuberosidad tibial anterior).
El correcto funcionamiento es imprescindible para la extensión de la rodilla, una correcta biomecánica articular y para soportar fuerzas de amortiguación.
Durante los ejercicios como correr, saltar o hacer sentadillas, este tendón va a trabajar estirándose y frenando el movimiento, es decir, amortiguando las cargas y el impacto, por lo que a esta patología también se le conoce como “rodilla del saltador”.
Esta lesión se caracteriza porque tiende a cronificarse, es decir, a recidivar, siendo necesario un adecuado tratamiento que evite la degeneración del tendón hasta el punto de que el dolor pueda producirse incluso en reposo.

Síntomas de la tendinitis del tendón rotuliano 

El sistema más característico es un dolor local a nivel del tendón (entre rótula y la tibia) en fases iniciales de la patología del dolor aparece al iniciar la actividad física o después del ejercicio físico. Es importante tratar el tendón desde esta fase aguda y evitar con ello alteraciones en la morfología de las fibras de catálogo que forman el tendón, lo que llevaría a un dolor crónico con limitación de las actividades de la vida diaria, como sobre escaleras, y en casos más extremos dolor incluso al estar en reposo sentado en el sofá.
También podemos encontrar enrojecimiento, calor e hinchazón en la cara anterior de la rodilla (sensación de rigidez) sobre todo después de realizar deporte.
El dolor aparecerá también al doblar la rodilla y poner en tensión el tendón rotuliano.

Causas de la rodilla del saltador o tendinitis del tendón rotuliano

La causa más frecuente de lesión del tendón rotuliano es consecuencia de su sobreuso, lo que genera excesiva tensión en el tendón, produciéndose micro desgarros en las fibras de colágeno que lo componen.
Estos micro desgarros dan lugar a una inflamación y debilidad del tendón perdiendo su capacidad de amortiguación, y si no es frenado a tiempo se originará una tendinopatía rotuliana.
Otras causas:

  • Mala biomecánica; durante la carrera o en la fase de amortiguación tras el salto

  • Patología de tobillo (esguinces de repetición) con limitación de la flexión dorsal, lo que obliga a un mayor trabajo de absorción del impacto por parte del tendón.

  • Desequilibrios musculares entre el cuádriceps (situado en la parte anterior del muslo) y los isquiotibiales (en la parte posterior).

  • Disfunciones osteopáticas tibiales como son torsiones o una anterioridad tibial.

  • Utilización de un calzado inadecuado.

  • Deportes de montaña, de carrera o salto (principalmente).

  • Posturas mantenidas que generan excesiva tensión como por ejemplo estar acuclillado jugando con los hijos.

  • Alteraciones congénitas como estecitos generados de la enfermedad de Osgood-Schlater (apófisis por tracción) originado principalmente en la adolescencia (prominencia abultada a nivel de la tibia), o porque el polo inferior de la rótula sea también demasiado prominente y friccione el tendón.

Tratamiento de la tendinitis rotuliana en FisioClinics

  • En estados iniciales es aconsejable el reposo y la aplicación de hielo para evitar un aumento del micro desgarro del tendón.

  • Estarán indicados los tratamientos de revascularización como la diatermia sobre todo en fase aguda tanto a nivel del tendón como en la musculatura acortada.

  • Relajar también los músculos posteriores de la pierna, así como el tensor de la fascia lata y el glúteo mayor los cuales a través de la cintilla iliotibial (banda inextensible que recorre la parte lateral de la pierna) tienen expansiones sobre el tendón rotuliano.

  • Vendaje neuromuscular para la disipación del exceso de tensión sobre el tendón rotuliano 

  • Tratamiento osteopático sobre las disfunciones en la articulación de la rodilla (femoropatelar y femorotibial) y en las disfunciones del tobillo.

  • Punción seca sobre los puntos gatillo que puedan generar rigidez en el músculo o referido sobre el tendón.

  • Fibrólisis diacutánea para liberar los tabiques intermusculares evitando la fibrosis. Así como su aplicación sobre el tendón para mejorar su vascularización.

  • Ejercicios de reducción motor y de absorción de impactos (excéntricos) tanto a nivel de la rodilla como en tobillo y cadera.

  • Ondas de choque en estadios crónicos de la patología. Especialmente indicado cuando la lesión se debe a una calcificación.

 

Este artículo pertenece a fisioterapia y a Tendinitis Rotuliana

Formulario de contacto

Rellena este formulario para pedir cita o consultar cualquier duda

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Más especialidades de FisioClinics